mariamedem

No quiero ser fuerte. Quiero ser vulnerable

Nos repiten: sé fuerte, sé independiente, sé autosuficiente, bástate tú misma… Nos lo repiten desde panfletos de autoayuda, desde las terapias, desde los consejos más bienintencionados. Nos lo repite el anuncio que nos quiere superwoman y tu madre cuando te ve arrastrando una pena domesticada por las esquinas. Nos lo repite el sistema a múltiples niveles. En lo privado y en lo público. En la salud y en la enfermedad.

 

En primera instancia, como reacción al amor romántico. Si el capitalismo propició el amor romántico porque necesitaba la familia nuclear como base de una sociedad trabajadora, el tardocapitalismo necesita consumidores profundamente individualistas que cogen en cada momento lo que les apetece en intermitentes relaciones líquidas.

De repente, pasamos de las parejas-burbujas respirando corazones en el planeta piruleta, a valorar como modelo positivo a los free-riders que lanzan su autonomía, como escudo y frontera, en las relaciones personales.

Los comportamientos «dependientes» se relacionan con la debilidad y la falta de equilibrio emocional. Sin embargo, ¿no confundimos a veces los términos? Se hace evidente la necesidad de huir de relaciones tóxicas, pero la solución no pasa por convertirnos en seres pretendidamente autosuficientes. Es necesario encontrar la fórmula que nos permita saltar el vacío que encontramos entre las relaciones dependientes de las que queremos huir y las relaciones profundamente individualistas que nos quieren imponer. Sin embargo, a veces, la única manera de ganar ante el enemigo, es la huida hacia una posición inesperada y, en este caso, la única manera de salir del bucle es desplazarnos: dejar de pasar de un mito a su opuesto y cambiar el lugar en el que nos situamos. Mutar la perspectiva: el problema no es depender de los demás. Lo hacemos a diario. Necesitamos a nuestras amigas, a nuestra familia, a nuestro círculo político, a ese amigo con el que hablamos de cine y a esa otra con la que nos corremos juergas locas. Personas con las que queremos domingos de sofá y gente a la que tener codo con codo en una mani. Necesitamos nuestros vínculos, relacionarnos, pero no desde la dependencia, sino desde las interdependencias.

Porque de lo personal a lo político no hay solo un camino de ida y vuelta, hay nodos entretejidos como tapices que nos hacen avanzar con un pie en cada lado del escurridizo terreno. Y la única certeza es que la casilla de salida siempre pasa por el tránsito constante de lo individual a lo colectivo.  

Hay dos ideas que nos ayudan a darle una patada al tablero y empezar otro juego diferente. Podemos pensar que el amor (y amor no solo es el de pareja) pertenece a la economía de la abundancia. No disminuye lo que queremos o nos quieren por más que se reparta o se comparta, porque de lo que se trata no es de rellenar carencias sino de dar todo lo que excede. Y,  por otro lado, ser vulnerables, la capacidad que tenemos de que la realidad y las personas nos afecten, no es una debilidad como pretenden hacernos creer. Ser vulnerables[1] nos hace más fuertes: pueden herirnos, podemos perdernos, pero en la necesidad que tenemos unos de otras, está también nuestra potencia.

Leía en algún manual al azar que para mantener relaciones sanas «debemos ser seres independientes para que nuestras relaciones no se vean enturbiadas por sentimientos de necesidad o de infelicidad o de dependencia» y frases como esas, tan comunes, tan inocuas, me dan miedo. Porque yo quiero que mis relaciones se enturbien, que no sean asépticas, que me atraviesen porque me importa lo que le pasa a las que caminan conmigo. Dice Marina Garcés[2] que tenemos que abandonar la fantasía de la individualidad porque no podemos ser solas. Pero lo que es más importante todavía, no queremos ser solas.

Vivimos, queramos o no, en un mundo en común (y sigo con Garcés, que sí que es amor del bueno), aunque pataleemos exhibiendo nuestros actos de autosuficiencia, vivimos comprometidas: por lo que hacen, comen, respiran, deshacen o roban los demás. Vivimos en manos de otros. Y aunque la lectura negativa nos lleve al manido «no hay nada que hacer», en lo que realmente deberíamos centrarnos es que en la resistencia somos mucho más potentes, porque somos, a la vez, eslabones unidos de una cadena y nodos interconectados de múltiples redes. Somos más fuertes y más libres en manada. En soledad nos quieren, en común nos tendrán. Siempre en eterno conflicto con las comunidades que queremos y el sistema enfermo en el que estamos inscritas.

Por eso, por mucho que nos insistan en que la competencia es el modelo «natural» sabemos de sobra que cooperar nos sale mejor. Y tenemos experiencias que nos refuerzan y nos enseñan, prácticas colaborativas que hacen que haya múltiples manos para sostener cada una de nuestras vidas: los grupos de afinidad, la PAH, los centros sociales, los espacios de crianza, huertos comunitarios, las asambleas de barrio, las redes de apoyo mutuo…

Pero si queremos vidas en las que podamos sonreír, necesitamos relaciones que puedan ser habitadas. Y para eso debemos entregarnos a nuestra vulnerabilidad, a la necesidad que tenemos de que nos sostengan y ser cuidadas, de cuidar y sostener. Y, por supuesto, a la necesidad de poner los cuidados en el centro de la batalla. En el centro y expandidos. Sobrevivimos a base de cuidados invisibilizados y «privados»  que deben ser transformados en cuidados en común. La vanguardia suele ser nuestra posición preferida, la más vistosa, donde queremos estar todos —y este «todos» va a quedarse intencionalmente en masculino porque la atención a los cuidados está atravesada como ninguna por el género— pero donde suele haber también más codazos. Normal, parece más divertido ir en el black block que acompañar al baby block. Pero la retaguardia, que es donde tenemos desplazados los cuidados, es la que sostiene nuestro avance.

Así que, dándole un disgusto a mi psicóloga, lo siento, pero yo no quiero ser fuerte. No quiero bastarme por mí misma, no creo en la autosuficiencia, en no necesitar a nadie. Yo quiero ser con vosotras, quiero que me atraviesen vuestras vidas, desparramarme a trozos en muchas manos que me ayuden a caminar y me levanten cuando lo necesite, quiero cargar con cuidadito pedazos de todos para mantenernos a flote. Yo de mayor lo que quiero es ser vulnerable.

Maka Makarrita
Maka forma parte del equipo de El Topo

 


[1]             El 15 Festival Zemos 98 giraba en torno a Los Vulnerables: http://15festival.zemos98.org/­

[2]             Marina Garcés, Un mundo común (2013), editorial Bellaterra.

 

 

 

Compartir y Disfrutar

11 comments for “No quiero ser fuerte. Quiero ser vulnerable

  1. Flor Dospuntocero
    26 diciembre, 2016 at 11:42 am

    Me ha encantado el artículo. ¡Gracias!

  2. sofia
    27 diciembre, 2016 at 6:17 am

    Gracias! <3

  3. Elena
    27 diciembre, 2016 at 12:01 pm

    Qué bueno!!!qué gusto da leer estas cositas!!!

  4. Nacho
    27 diciembre, 2016 at 4:06 pm

    Aunque hablado en femenino, lo veo aplicable para ambos generos. La naturaleza humana es ila misma en ambos. Me sentí identificado! Gracias.

  5. Jelen
    28 diciembre, 2016 at 5:21 pm

    Me hizo recordar algo que dice un amigo: la mitad perversa del hazlo tú mismo es hazlo solo.

    Gracias por escribir este texto tan necesario

  6. carles
    30 diciembre, 2016 at 7:48 pm

    Es posible que haya mezclado terminos o que no haya entendido este articulo, pero a nivel emocional si que es verdad que somos dependientes de nuestras relaciones personales, desde a la vecina que saludas cada mañana, pasando por compañeras de trabajo y llegando a las relaciones mas profundas como las que se puede tener con tu familia o cualquiera de tu circulo de amistad más proxima… Pero no quiero ser dependiente a nivel practico, quiero hacerme una tortilla, ser capaz de plantar, irme solo a correr si nadie más quiere venir, o investigar para hacer cerveza en casa a partir del cereal. La base para poder realizar cualquier acto viene por el aprendizaje y/o la imitación acto que realizaré gracias a una relación con otra persona que me dara unos conocimientos, desde no tirar basura en el suelo, a hacer un problema matematico o a amar. Soy interdependiente de quien me rodea, pero NO quiero ser vulnerable si no puedo contar con las personas que me rodean.

  7. Carlos
    19 enero, 2017 at 5:03 pm

    Em solidariedade, de portugal, uma traduçaõ …

    http://autonomies.org/en/2017/01/i-dont-want-to-be-strong-i-want-to-be-vulnerable/

    Saludos,

    Carlos

    • Ana
      20 enero, 2017 at 7:48 pm

      muchas gracias Carlos

  8. Jennifer
    4 febrero, 2017 at 7:07 pm

    Debería de dar crédito a la persona que investigó el tema de la vulnerabilidad: Brené Brown. Esto es un resumen de su libro, el poder de la vulnerabilidad. Al no dar crédito lo considero plagio…

  9. 10 febrero, 2017 at 7:55 pm

    Si yo fuera tu psicóloga te aplaudiría hasta con las orejas :)

  10. Cristina Ramos
    21 febrero, 2017 at 7:41 am

    Maka, Cuenta conmigo!

    Cristina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


nueve − 6 =