nº53 | entrevista

Censura dulce, asilo amargo

ENTREVISTA A HAFRI FOUZI «FUGI»: RAPERO Y ACTIVISTA ARGELINO DE ORIGEN AMAZIGH RESIDENTE EN SEVILLA

¿Cómo llegaste a España? ¿Cuál es tu camino?

De Argelia fui a Marruecos y de ahí a Ceuta, donde estuve un año y un mes en el CETI (Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes). Fue complicado, una cárcel donde estábamos 1 800 personas y en cada habitación doce personas en un espacio de tres metros. El móvil, si no lo guardas, te lo roban, la ropa, cualquier cosa, te la robaban. En este centro hay periodistas, artistas, personas con cultura, pero en el centro se convierten.  Estuve durante el periodo de la covid19 (yo llegué en diciembre de 2019). Durante el confinamiento, fueron tres meses con 1 800 personas. La policía venia todos los días con mucha violencia, nada que ver con la policía que ves en la calle. Te daban con la porra, te tiraban gas lacrimógeno. No nos dejaban salir de una habitación con doce personas durante ocho horas. No te dejaban ni ir al baño.

Cuando te dejaron salir, ¿por qué fue?

Porque solicité asilo político. En mi caso tengo amenazas de muerte por mi situación de artista, me sentenciaron a diez años de cárcel en mi país por mi música. Otra gente de otros países vienen por motivos humanitarios, yo por asilo político. Ahora estoy en la segunda fase. Primero estás seis meses en un centro y después te dan ayuda para alquilar un piso. Pero yo no, llevo dieciséis meses y no tengo derecho a eso. Porque soy moneda de cambio, si mañana Argelia llama a España para decir que me quieren allí, me envían en el primer avión.

¿Por qué estás en España? ¿Qué has hecho para tener problemas con el gobierno argelino y tener que solicitar asilo político?

Huí del gobierno de Argelia porque les molestaban mis canciones. Me juzgaron por un tribunal militar, aunque yo no soy militar. Después de haber firmado la convocatoria en la que me citaban en el juzgado, tenía que presentarme en un máximo de cinco días. Y si no vas, la policía viene a por ti. Entonces yo, a los tres días, me fui a Marruecos. Yo en Argelia lo tenía todo. Mi coche, casa, tienda… ahora lo he perdido todo, ni puedo venderlas. No puedo vender mi casa para, con ese dinero, iniciar un proyecto aquí.

Te metías con los militares y con el gobierno en tus letras. ¿Qué cantabas?

Tengo problemas con la policía por haber organizado una manifestación en 2008. Ese año teníamos a Buteflika como presidente, que estuvo veinte años en la presidencia. Él sale en mis videoclips. Tuve problemas con su hermano, el general del servicio secreto, que ahora tiene el control de Argelia. Yo daba sus nombres, su familia, sus cuentas bancarias, el dinero que tiene en Suiza, los países que defienden a estas personas. Por ejemplo, ahora tenemos dos mafias: una mafia que trabaja con Francia y América, y otra que trabaja con Rusia.

Ahora con la guerra, Europa tiene un problema con el gas. Después de la guerra de Rusia con Ucrania, Argelia es el primer exportador de gas, por ello tienen mucho poder con Europa. Los derechos humanos, el asilo político, no importan nada. Solo el dinero.

Entonces tú les señalas a ellos en tus canciones. Pero antes de eso, ¿Te censuran? Y luego, ¿te denuncian y te juzgan? ¿Cómo lo hacen?

Yo soy bereber, amazigh. Somos diferentes de los árabes. Nosotros somos diferentes. Somos cristianos, musulmanes, ateos, somos muy diferentes y esto molesta mucho a la gente de Argelia, Marruecos, Túnez, Qatar… que son integristas. No permiten personas que vivan con más libertad. Con el control de Qatar no se permite.

En 2014 me ofrecieron una casa, un coche para que hablara bien del presidente Buteflika.

¿Te ofrecieron eso para que hablaras bien del presidente?

Sí, me ofrecieron eso para que hablara bien del presidente. Yo recuerdo una canción sobre él, su familia, la relación con el dinero, la mafia… porque Argelia ahora tiene solo  el apoyo de Francia.

Entonces, hiciste lo contrario a lo que te pidieron.

Sí, y por eso estoy en España y no en Francia.

¿Solicitaste el asilo por eso?

Sí. Yo tengo mucha gente en Francia. Sería mucho más fácil para mí, para vivir, trabajar…pero la situación es muy peligrosa para mí.

Tu familia también ha tenido problema por tus letras.

Sí, tengo vídeos en YouTube. He tenido que quitar vídeos de internet porque extorsionan a mi familia. Le preguntan por mí. Mi madre está enferma y también la amenazan.

¿Y los amenazan también?

Muchas veces. Pero tengo muchos vídeos en youtube y tiktok de la policía. Pero esta policía no es la policía normal, es un policía del servicio secreto.

Tengo mucha información proveniente de militares que me escuchan. De militares que trabajan, personas importantes. Es como Moammed Benhalima. Él es mi amigo desde hace muchos años. Yo le dije que arreglara su situación y después hablara. Él es muy tranquilo y pensaba que no pasaba nada por estar en España, en Europa , como si Europa fuera un paraíso. Pero estamos en Europa y hay gente en Europa que no puede hablar de muchas cosas.

¿Como ves tú la censura aquí en Europa?

Censura muy dulce. Aquí hay censura, pero no conlleva violencia, solo censura. Tú tienes que parar, pero no vienen a mi casa para pegarme, ¿no? (Se señala los dientes). Estos no son los míos, he perdido todo. La censura existe en todos los países del mundo. Pero en Argelia hay cárcel y amenazas de muerte.

¿Cómo lo hacen?

En la comisaría de policía. La policía vino con un papel a mi barrio, decían que querían hablar conmigo, de mis conciertos, pero que estuviera tranquilo, acepté y luego me pegaron. Entonces, ¿a dónde denuncio que la policía me pega? ¿A la policía? ¿A los bomberos? ¿A quién? ¿A quién vas a hablarle de esta violencia? Hay una guardia, pero no te hacen caso. Llegas con la sangre y pruebas y te mandan a hablar con la policía. Porque soy artista y bereber. Hay mucho racismo con la gente bereber. Yo respeto el islam, yo respeto toda la religión. Mi familia es musulmana y respeto toda la libertad personal, pero la gente árabe, hay un racismo con nuestra gente.

Volviendo al tema de la censura: ¿hay más raperos o artistas argelinos en tu situación?

Hay un gran rapero que tiene un asilo político en Francia, su nombre es Lotfi Double Canon, un amigo. Ahora trabaja en la televisión árabe en Francia.

Háblamos de este rapero argelino que está en Francia porque no habló mal de Francia.

Sí, pero esta persona se fue en 2015. Antes, de hecho, de la primera manifestación contra el presidente Butiflika en mi ciudad, en Argel. La primera manifestación fue en 2018 contra el presidente, después echamos a este presidente. Pero después hubo un general que se colocó en el poder como dictador. Este general se llama Bensalah y luego lo echó otro general.

Siendo un asilo político es más difícil que te lo den a pesar de tener una mentalidad crítica, de igualdad…

Para mí el problema es que, incluso estando en España, hay mucha gente que solicita asilo que tiene una mentalidad machista, homófoba… y tiene su pasaporte, con asilo. Hablamos de Argelia, de Mauritania, que tienen esta mentalidad, tienen su pasaporte, yo no. ¿Por qué? ¿Tú crees que eso es normal? Con una persona que no está amenazada de muerte, que tiene cero papeles, cero pruebas, pero tiene su pasaporte, llega a segunda fase para salir del centro, pero yo tengo 288 canciones, tengo 11 discos, tengo amenaza de muerte, tengo muchas pruebas, muchos contratos, todo.

Estoy haciendo aquí conciertos, colaboraciones con el grupo de la HH34, he trabajado con Sound the Roots Producción, he hecho cinco conciertos aquí…

Solo con eso, el arraigo cultural te lo tendrían que conceder.

Sí. Tengo un curso de cocina, un curso de carnicería, tengo mucha formación para hablar, para buscar un trabajo, para muchas cosas, tengo el B2 pero no tengo mi pasaporte. Hay persona que no tiene A1, tiene cero certificado, tiene cero pruebas pero tiene su pasaporte. ¿Por qué? Porque es el criterio del asilo.

Otra historia es la situación del militar Benhalima y su extradición ¿Qué crees que ha pasado con esa falta de protección de España y Europa? ¿Cómo te sientes con eso?

Benhalima es mi amigo, pero tú sabes la historia de Benhalima, hay una historia anterior, la de Abdellah, que era también amigo de Benhalima. Abdellah es el primero en ser deportado de España, el segundo es Benhalima. Ambos son dos exsoldados expulsados por el gobierno argelino, un gobierno terrorista que impuso la pena de muerte a Behalima y cadena perpetua a Abdellah. Los dos sufrieron tortura en prisión y nadie habla de esto. ¿Por qué? Porque Argelia tiene el gas, y con eso el gobierno argelino se permite todo y viola, tortura, amenaza y los servicios secretos del mundo lo saben.

Benhalima es muy tranquilo. El día que el gobierno de España le deportó, cinco personas le dijeron «ven con nosotros para hablar con tu abogado, ¿quieres hablar con tu abogado?» Él dijo que sí. Vino un coche, lo llevó al aeropuerto, avión, y a Argelia. En un avión privado. Yo hablé un día antes con él y le dije que era imposible la extradición y él estaba seguro de que sí lo extraditarían. Yo le dije que era imposible porque estábamos en España, pero me contestó que pensaba que sí por la guerra entre Rusia y Ucrania. Si no hubiera guerra de Ucrania ni gas no creo que el gobierno de España hubiera extraditado a Benhalima. El gobierno solo piensa en números. Si, ahora hay un argelino que tiene un asilo, para casa. Con un mensaje. Y ¿tú sabes que nosotros, argelinos que tenemos asilo político? Yo, personalmente, me siento como moneda de cambio. Hay días que me siento como basura que la puedes echar donde quieras.

Y la situación para ti ahora, ¿cuál crees que va a ser?

Por el momento estoy esperando una reconsideración de mi asilo y si el gobierno español decide deportarme no saldré con vida.

De España…

Sí, no saldré con vida. Haré todo lo posible para ello. Prefiero morir aquí que en Argelia en la tortura. Si el gobierno de España quiere deportarme, es imposible que me deporten con vida. Soy rapero.

¿Crees que vas a poder volver a tu país algún día?

Pienso que no… Tal vez dentro de diez años, cuando el gobierno deje de ser una mafia.

Entonces, ¿cuál es tu situación ahora en España?

Mi situación en España… Aquí estoy haciendo una formación de ayudante de restaurante, trabajo como ayudante, pero tengo gran experiencia en muchos ámbitos: cocina, panadería, arte, pintura, trabajo en el campo… Puedo trabajar por la mañana en el campo, por la tarde como cocinero y por la noche como artista.

¿Algo más que nos quieras decir?

Sí, claro, yo soy una persona que ahora mismo no se censura. Me considero una persona que puede morir en cualquier momento, dentro de dos o tres horas, por ejemplo. Pienso hacer muchas cosas este año, o este mes, o mañana, pero tengo una idea fija en la cabeza: puedo morir en cualquier momento, el gobierno me puede extraditar mañana.

¿No estás nervioso? ¿No te agobia?

No pienso en ello, pienso en vivir y disfrutar, en mezclarme con la gente española, que me gusta mucho porque tiene una cultura diferente, les gusta la vida y muchas cosas buenas. Aquí la gente está más liberada que en otros lugares, como por ejemplo Francia. Pienso solo en eso. Yo ya sé que hay una gran posibilidad de que me extraditen, sobre todo después del caso de Benhalima. Sin embargo, hay una cosa que retrasa mi extradición, y es que soy un artista conocido, no un exmilitar. La cosa se vuelve diferente para un artista. Tengo amigos en París, en Londres, en Alemania, en América… y puedo comunicarme con ellos. Podría pedirles ayuda ahora mismo, pero mi mentalidad es de luchador, me gusta la lucha, y me gusta luchar con la vida.

Muchas gracias por haber estado con nosotros y dedicarnos tu tiempo.

Muchas gracias a vosotros, porque esta entrevista ha llegado en un momento magnífico.

PUEDES ESCUCHAR A FUGI EN:

Nos apoya

Autonomía Sur, Sociedad Cooperativa Andaluza de Interés Social, es un proyecto colectivo de economía social con origen en 2005. Nuestro quehacer diario consiste en:

  • la asesoría y representación jurídica de personas y colectivos de trabajadores.
  • el asesoramiento a personas y entidades de economía social (autónomos, cooperativas, asociaciones, fundaciones, etc).
  • el estudio y elaboración de documentos de carácter técnico (evaluación de políticas públicas, empleo, territorio, etc).
  • el diseño y desarrollo de actividades formativas.

Defendemos los derechos laborales, analizamos la realidad e impulsamos nuevas fórmulas económicas democráticas, sociales y sostenibles. Y todo ello con dos objetivos: aportar una perspectiva transformadora a la construcción de la sociedad civil andaluza y evitar de manera estricta que nuestro trabajo pueda estar sirviendo a prácticas abiertamente contradictorias con nuestros valores y principios éticos y sociales.