topo

El reto de EL TOPO es su continuidad, avanzando, enraizando…

El Topo cumple un año y hace balance con sus suscriptor*s. Son tantas las buenas palabras que nos han dedicado, que lamentablemente no hemos podido ponerlas todas. Estas son algunas de sus reflexiones. ¡Gracias!

El Topo: ¿Cuál es tu valoración del primer año del proyecto?

Óscar: En el entorno de afinidad de Sevilla, El Topo se ha consolidado como proyecto soci

al visible y a tener en cuenta dentro de las herramientas para narrar la realidad que tratamos de construir. Queda, no obstante, trabajo por hacer en este sentido: ¿funcionaría El Topo fuera de nuestros «guetos»?

Leandro: Veo un enorme esfuerzo detrás de este proyecto. Veinticuatro páginas muy densas cada dos meses, sin el más mínimo retraso. Mucha gente colaborando, muchas firmas y muchos temas. Una línea coherente, aunque con aportaciones diversas y matizadas. Buenas ilustraciones. Buena redacción (buena corrección, se nota). Formato sobrio, pero (y además, habría que decir «mejor») bien maquetado. Le puedes coger cariño, apego, afición… adicción. Sin olvidar la web (con todos los números disponibles y los vídeos) ni las redes sociales. Esa es una buena batería de instrumentos de comunicación si están bien conjuntados.

Blanca, Alberto y Alicia coinciden: Muy positiva, temática variada, elaboración y redacción cuidada. Muy profesional.

Néstor: Creo que El Topo ha conseguido mantener una altísima calidad en sus textos e ilustraciones. Como síntoma… ¡apetece coleccionarlos! Lo percibo un poco como una enciclopedia (camuflada en formato de periódico) que, siguiendo el índice de la actualidad, va tratando los temas con la profundidad necesaria para que sus contenidos no pierdan vigencia.

Manuel Jesús: Creo que es una iniciativa excelente, la propuesta de contenidos es espectacular, los artículos exponen una perspectiva completamente distinta de la que se puede encontrar en los medios de comunicación convencionales.

Sofía: Un éxito rotundo gracias a vuestro entusiasmo y vuestro éxito en saber conectar. Muy interesante aunque un poco denso a veces.

Helène: Valoro la libertad de expresión y el espíritu crítico.

 

ET: ¿Por qué crees que son importantes proyectos comunicativos como El Topo?

Óscar: Nos permite narrar nuestra realidad, tal y como la vemos quienes la creamos. Esto es importante porque, si no, todo registro escrito de lo que hacemos estaría filtrado por las lógicas capitalistas y patriarcales hegemónicas. Tenemos que alcanzar la soberanía sobre nuestra información, somos responsables de nuestra propia historia, ¿vamos a dejar que la cuenten otros y otras?

Leandro: Me gusta lo que dice Luis Berraquero hablando de las experiencias de activismo: «considero que estas experiencias son dispositivos políticos radicales, en tanto que van a la raíz de nuestras acciones diarias, al centro de nuestra cotidianidad. […] Son espacios y experiencias en las que: (1) se propicia la autoorganización colectiva; (2) se promueve cambiar lo no deseado, transformar —algunas de forma más o menos explícita—; (3) se aprende a vivir con lo diverso —aunque hay experiencias más abiertas que otras—; (4) se ensayan y proponen acciones concretas y multidimensionales —sociales, económicas, ambientales— para un sistema en crisis; (4) se genera un conocimiento basado en la práctica que después es utilizado para reteorizar conceptos; (5) se dibuja una red de afectos, de apoyo mutuo» (Lo cotidiano es político, El Topo 5, p. 14). El Topo es uno de los órganos de expresión de estas experiencias en Sevilla. Y se puede convertir en unos de sus principales medios. Una expresión que exige formulación, elaboración de pensamiento y confrontación con el público. Un gran reto para el equipo que se ha lanzado a esta tarea.

Blanca: Es importante porque, aunque en muchas cosas se ciña a Sevilla y Andalucía, para los que vivimos en sitios donde apenas hay espíritu colectivo, vemos que sí existe y que sí es posible.

Néstor: En este momento somos muchas las personas que deseamos, que soñamos, que necesitamos un cambio radical en nuestra sociedad. Una revolución ilusionante que transforme los valores de sus miembros, modifique nuestros objetivos y comportamientos personales y nos anime a implicarnos en la administración de lo público. Los medios de comunicación independientes y autogestionados son una pieza importante en esta transformación, y asociarnos a los mismos nos permite participar de alguna forma en la misma.

Alberto: Para mí lo más importante es la libertad que entiendo que tenéis para publicar artículos sobre una gran variedad de temas y no solo de manera periodística, sino también en primera persona, contados directamente por las protagonistas.

Alicia: Me aporta conciencia colectiva, no conozco al resto de personas que están suscritas a El Topo, pero estoy segura de que si alguna vez me encuentro con alguien que no he visto nunca y me dice que está suscrita a El Topo vamos a tener una larga conversación.

Manuel Jesús: La sociedad está viviendo unos tiempos convulsos, donde la mentira se ha institucionalizado. Los medios de comunicación son afines a los poderes económicos y la información que trasladan es completamente subjetiva. Es necesario buscar fórmulas de comunicación que den otra visión de la realidad. Proyectos como este facilitan a la sociedad otra perspectiva de los problemas, distinta pero muy interesante.

Sofía: Para ponernos en relación a personas, grupos, redes de distinta procedencia y/o con distintos cometidos. También para poner en valor, de forma pública, y hacer extensivos a la sociedad tantos y tan diversos proyectos e iniciativas que no aparecen en otros medios.

Helène: Son importantes porque defienden una forma popular de informar a la gente y de acompañarla en la elaboración de un espíritu crítico.

ET: ¿Qué crees que aporta El Topo en comparación a otros medios?

Óscar: Es un medio más fresco y desenfadado, por lo reducido del proyecto y de su difusión. Además, es más cercano, más local.

Leandro: Una interpretación desde dentro de las personas y los movimientos críticos de la ciudad. Intenta aportar reflexión, equilibrando lo urgente y lo importante. Asume el compromiso de contribuir a articular argumentos que den sentido al conjunto de esas experiencias. Es un regalo hecho con mucho cariño, auténtica artesanía que hay que saber apreciar.

Blanca, Alberto y Alicia coinciden: Me abre otra ventana al mundo y me conecta con otra gente. Me gusta que se traten temas que apenas se tratan en los otros medios.

Néstor: La profundidad con la que El Topo excava sus galerías informativas contrasta con la superficialidad con la que otros divagan sobre la actualidad. La selección de qué es noticia, por un lado, y el análisis concienzudo del contexto (histórico, socioeconómico, cultural…) y de las implicaciones de la misma distinguen a El Topo de los otros medios. Por otro lado, la indudable independencia de este periódico y de cada un* de sus colaboradores te garantiza que las ideas en él reflejadas, y con las que puedes estar más o menos de acuerdo, son «verdad» para sus autores. La sinceridad periodística es, hoy por hoy, un bien a valorar muy positivamente.

Manuel Jesús: Imposible encontrar medios verdaderamente independientes. El Topo aporta claridad, una visión sin las influencias económicas que cambian la representación de la realidad.

Sofía: Alegría, la de saber que estáis ahí para dar voz a la gente que se escucha menos. Conocimiento: es una forma más —y muy importante— de estar al día, de seguir formándose en sentido amplio, de poder conectar con lo que me interesa, porque no sois solo noticias, sino «conocimientos crítico» de distintas realidades que conocéis de primera mano. Ética: no hay interés ni económico ni de poder en lo que hacéis. Eso es un punto de partida que pocos medios (¿alguno?) comparten.

Helène: La mayoría de los medios pretenden «informar» pero lo único que hacen es contar hechos sin análisis, sin crítica, sin opiniones diversas. El Topo permite opinar y luego actuar.

ET: En el contexto social actual, ¿crees que los medios de comunicación autogestionados son viables? ¿Está la sociedad dispuesta a pagar por ellos?

Óscar: Creo que una debilidad de los movimientos sociales es que nos paramos demasiado esperando obtener la prueba de que lo que hacemos funcionará, y tardamos demasiado en actuar. Todas las ideas nacieron en la cabeza de las personas, pero ninguna se construyó sin salir de ahí. Hay que actuar, sobre los cambios de quienes estuvieron y para que nuestros cambios sirvan a quienes vendrán. Lo que intentéis generará cambios, y abrirá caminos para otras y otros.

Leandro: Supongo que con la enorme oferta que existe eso es difícil. No da tiempo ni siquiera a asomarse a una pequeña parte de los textos, sonidos e imágenes que se ofrecen. ¿Cómo atraer a alguien más allá del que ya está, del que se asoma a El Topo para verse a él/ella mismo o sus amigos cercanos?

Blanca: Son viables si de verdad se quiere tener una independencia y mantenerla, si de verdad no hay un ánimo de lucro. Y es viable si se cree en ello. La sociedad, creo, paga por lo que cree que merece la pena. Y paga más a gusto si cree que es parte de ese proyecto y si de lo que le hablan le es cercano o le afecta directamente.

Néstor: Actualmente contribuyo económicamente con tres medios independientes y autogestionados, y creo que El Topo fue el primero en recibir mi apoyo. Esto quiere decir que en el último año mi actitud ha cambiado sustancialmente y me encuentro en mucha mayor disposición de colaborar en el mantenimiento de estas iniciativas. Y tengo la sensación de que no soy un caso aislado. En tanto en cuanto los medios de comunicación autogestionados vayan logrando sus inherentes objetivos de transformación social, estarán avanzando también hacia un contexto más proclive a permitir su viabilidad económica.

Alberto: Creo que sí. Supongo que el secreto está en ofrecer algo que no se encuentra normalmente o fácilmente, en acercarlo a la gente y despertar su curiosidad.

Manuel Jesús: La viabilidad será la que la sociedad demande. Es cierto que es difícil, pero está cambiando la percepción de la ciudadanía, se buscan medios nuevos, sitios donde contrastar la información, es el momento.

Sofía: Es algo que hay que ir viendo, pero creo que nunca como ahora ha habido tanta gente dispuesta a hacer algo porque sí, porque se lo cree de verdad, porque lo necesita para seguir (ilusionada) viviendo, tanto como respirar o comer. Además, si no es a través de la autogestión, ¿qué nos queda?, ¿las mentiras que nos cuentan l*s politic*s y sus secuaces que se han adueñado de todos los medios informativos para aburrirnos hasta el hartazgo?

Helène y Alicia coinciden: La gente está dispuesta a pagar por ellos, pero ¿qué gente? Es difícil llegar a un equilibrio entre la calidad de las informaciones y el hecho de «ser viable». Los medios que proponen una comunicación de calidad pierden, en general, su dimensión popular.

ET: ¿Cómo te imaginas a El Topo en el próximo año? ¿Qué le deseas?

Óscar: Me imagino un El Topo económicamente viable. Nos da mucho miedo darle importancia a este aspecto, pero la tiene, porque tenemos que comer de nuestras ideas, de nuestros proyectos. Si no, no son reales por muy bien que funcionen. Si nuestras ideas se quedan en un hobby, estamos obligadas a ganarnos la vida fuera de ellas. Y entonces estamos generando cambio social en nuestro tiempo libre y deshaciéndolo en horario laboral. Si nuestro trabajo genera cambio social, el trabajo se convierte en nuestra vida, pero en el buen sentido: hacer lo que queremos nos da de comer.

Leandro: Me lo imagino en el segundo año de una larga vida. Es fácil (es un decir: nada es fácil) hacer una preciosidad un año para ser recordado con nostalgia por los viejos del lugar. El reto es la continuidad avanzando, enraizando.

Blanca, Alberto, Alicia y Manuel Jesús coinciden: Me gusta mucho tal cual es. Y para el próximo año le deseo más páginas y ¡mil suscriptores más! A lo mejor se mueve un poco más y nos trae más asuntos de fuera de Sevilla.

Néstor: Yo creo que los contenidos de El Topo trascienden en muchos casos su vocación inicial de distribución local. La calidad de sus más que noticias, ensayos y reflexiones, así como de sus genuinas ilustraciones, lo hacen apetecible para un montón de locales dentro y fuera de su ciudad de origen.

Además de ampliar sus bases de asociados, también le deseo mantener y ampliar sus bases de colaboradores: no hay duda de que el mayor capital de El Topo será siempre el humano, empezando por los entrañables y combativos especímenes que bimestralmente lo engendran.

Sofía: Que siga por el camino que va, ahondando siempre en las verdaderas razones de los conflictos sociales, dando voz a tanta gente diversa, buscando formas para conseguir la verdadera justicia social y teniendo una visión feminista de las realidades de las que habla, ¡como habéis venido haciendo hasta aquí! Y si es posible, con más soci*s, ¡que cada un* traiga a otr*!

Helène: Con muchas contribuciones de otros países, con una radio (¿en la web?), siendo un medio de comunicación muy popular. Y bravo por las ilustraciones.

por [Equipo de El Topo]

NOTA

Participantes: Óscar Martín (Córdoba), Leandro del Moral (Sevilla), Sofía Segura (Villanueva del Ariscal), Néstor J. Torrecilla (Zaragoza), Alberto Andrés (Munich), Helène Samzun (Paris), Blanca Tadorián (Melilla), Alicia Robles (Higuera de la Sierra), Manuel J. Cabello (Gines).

Compartir y Disfrutar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


tres × 6 =