nº58 | editorial

Baila con nosotras

«¿Te acuerdas que te decíamos que se venían cositas? ¿Te acuerdas que te preguntábamos estas semanas atrás qué tienen en común La Cía Milagros, Gala y El Topo? ¿Te acuerdas? Pues aquí lo tienes para que te lo disfrutes, te lo bailes y, sobre todo, te suscribas.» Así te presentábamos el videoclip de la última campaña de suscripciones para la continuidad del proyecto, con la complicidad de Sonia y Carol, de La Cía Milagros, Esteban, Guille, Foncu y todas las personas que se vinieron a bailar con nosotras. Gracias gente por querer y cuidar el proyecto. Al final va de esto: sostén, implicación y cuidado.

A estas alturas, parece más que evidente que toca hacer campaña para conseguir suscriptoras al periódico cada tanto. Porque cada tanto hacemos numeritos y vemos que la cosa está achuchá, tratamos de recortar y no nos queda mucho más a lo que meter tijera, así que allá que vamos todas locas por nuestra madriguera a idear una nueva campaña. Y es que no hay medio independiente que no se mueva en esta lógica. Es lo que tiene querer hacer las cosas con unos ideales en contra de la lógica capitalista, pero estamos orgullosas de ello.

Sabemos cómo está el patio, las tiesuras generalizadas, así que respira tranquila si no estás suscrita y andas leyendo esto, porque hay muchas maneras de apoyar al proyecto, gracias por estar cerca.

Pero si te pillamos en un momento más desahogado, y te apetece, creemos que suscribirte a El Topo es la mejor decisión que puedes tomar.

Cómo si no ibas a poder disfrutar en pleno momentazo digital, virtual, de un periódico en papel en tus manos, sin grapa, escrito, maquetado e ilustrado a fuego lento, con mucho mimo y detalle.

Cómo si no ibas a poder disfrutar de un periódico que se distribuye libremente, en lugares afines y que te brinda ese momento de lectura con el café, en el tren, en la playa o en el metro de Tokyo.

Cómo si no ibas a poder disfrutar de textos que vienen cargados de análisis sosegados y reflexivos, con un contenido de fuentes no oficiales, ni hegemónicas, sino directamente contado por las personas implicadas o por fuentes alternativas y críticas.

Desde El Topo seguimos ilusionadas, creciendo y revisando el proyecto y el colectivo que lo sostiene, y queremos llegar a muchas madrigueras para poder cumplir diez años —que están al caer— y muchísimos más.

Esta vez, porque ya son unas cuantas campañas a nuestras espaldas, no nos apetece apelar a la necesidad de que proyectos como este sigan contando lo que nunca es noticiable, nunca interesa, nunca conviene. No queremos lloraros nuestras penas precarias ni vender lo necesarias que somos. No estamos pa penas, así que nos parece mejor invitaros a bailar con nosotras, celebrar y convocaros desde la alegría, que ya sabemos que puede ser tan revolucionaria.

Baila con nosotras y apoya el proyecto. Hay muchas razones, ¿cuál es la tuya? ¡Suscríbete a El Topo!

Nos apoya

Lanónima somos un centro social autogestionado por un grupo de amigxs y algunos colectivos que nos hemos juntado para vernos, compartir y organizar los eventos que nos apetecen, abiertos a la ciudad.