No temamos al arte

A finales de julio, el juzgado de instrucción número 1 de Córdoba admitió a trámite la querella de Abogados Cristianos contra la exposición "Maculadas sin remedio" y en concreto por el cuadro de Charo Corrales. La demanda va dirigida a la Diputación de Córdoba por promover la exposición y a la autora del cuadro. En este artículo la propia Charo Corrales nos relataba el episodio censor que había vivido, antes de conocer que la pesadilla continuaba.  

 

«No temamos al arte», decía un grafiti que encontré en mi camino el día 26 de marzo cuando iba de la estación de tren de Córdoba al Palacio de la Merced, donde fui a entregar el catálogo de Maculadas sin remedio a la secretaria de la Delegada de Igualdad. Fue un buen presagio, estaba a la espera de reunirme con Cultura e Igualdad para concretar fecha y lugar de la exposición. Le hice una foto al grafiti y decidí que sería la foto del día para mi blog «Cada día un Autorretrato»1.

Ilustra Antonio Copete

Casi tres meses después, ese grafiti se convierte en el título de este artículo. El buen presagio se convirtió en premonición de algo para lo que no estaba preparada.

Maculadas Sin Remedio es un proyecto colaborativo de catorce artistas que tiene como doble objetivo visibilizar a mujeres artistas y contribuir a crear un nuevo imaginario para la mujer actual, partiendo de una revisión de los estereotipos y perjuicios de lo femenino creados durante siglos por nuestra sociedad patriarcal. Aunque parte de una revisión de la herencia del pintor Murillo en la formación del modelo impuesto de feminidad, mediante la figura de la Inmaculada que representa la virginidad inalcanzable, las propuestas hechas por las artistas van más allá. Construyen discursos que nos hacen pensar, aun a costa de incomodarnos. Huyen del relato único, que es la manera de ver la realidad que no acepta otros relatos distintos al propio. Así, a veces, el arte comprometido es polémico, incluso repulsivo.

La muestra se inauguró el 9 de mayo en la galería Presidencia de la Fundación Botí de la Diputación de Córdoba, con muy buena acogida de público.

El lunes 13 de mayo, los grupos del Partido Popular, Ciudadanos y Vox de la Diputación de Córdoba exigen la retirada inmediata de la exposición Maculadas sin remedio, a la que consideran«una ofensa al sentimiento religioso de una mayoría de la sociedad cordobesa», según describían en una nota de prensa. Centran su crítica en mi obra Con flores a María I. Esa misma tarde, la obra aparece rasgada de arriba abajo.

Posteriormente, el PP presentó una denuncia ante la Fiscalía para esclarecer si con la exhibición de este cuadro se cometía «un ilícito penal» por ofensa «de los sentimientos religiosos», amparándose en el artículo 525 del Código Penal.

Agradezco el artículo «Ni siervas ni inmaculadas» que Octavio Salazar escribió en El País el 14 de mayo, que con palabras sabias pone luz a tanto oscurantismo a donde nos quieren dirigir. Pienso como él que es necesario que se hagan reformas legislativas para suprimir el delito de ofensa de sentimientos religiosos y que se debería excluir de la educación pública la enseñanza de los dogmas. Censurar y poner límites a las libertades de pensamiento y creación va en contra de nuestra Constitución, según su art. 20.

Por ello, todas y todos nos deberíamos sentirnos como esa artista callada, es decir, no solo indignados y ofendidos (ahora sí), sino también rebeldes frente a quienes se alinean con los jerarcas. 2

El 14 de mayo, la obra Con Flores a María I es retirada de la exposición, argumentando que era «por acto vandálico». La exposición continuó sin esta obra en la que se centró la polémica, hasta el día fijado para su clausura, el 2 de junio.

Todo ello tuvo una gran repercusión mediática. Fueron dos semanas intensas; de insultos y amenazas hacia mi persona en las redes sociales; de detractores en prensa, radio y televisión por «ofensas al sentimiento católico». En el lado opuesto, contamos con multitud de comunicados, escritos y declaraciones emitiditas por las principales asociaciones y personalidades del mundo de la cultura de España. Las artistas participantes en la muestra (donde me incluyo como artista y comisaria) emitieron un comunicado donde se agradeció el apoyo recibido y en el que se hizo un llamamiento a la ciudadanía por la defensa del articulo 20 de la Constitución que habla del derecho a la de la libertad de expresión y que en esta ocasión se ha puesto de entredicho. 3

El 6 de junio recibimos la buena noticia de que La fiscalía de Córdoba decidió archivar la denuncia de la exposición Maculadas sin remedio, por no apreciar «intencionalidad» de delito… días después de la fecha de clausura de la exposición.

Animo al lector a que se haga su propia opinión sobre la obra. Puede encontrarla en internet, en los muchos artículos que se han escrito sobre ella. Se exhibirá de forma permanente en Barcelona, como parte del proyecto Censored, colección de obras de arte que ha sufrido algún tipo de censura a lo largo de la historia, de Tatxo Benet. Censored se materializará en un futuro próximo en un proyecto museístico sobre arte y libertad de expresión a nivel internacional.

Con la pieza Con Flores a María I manifiesto mi objetivo de que reposen sobre mí y, por extensión, sobre todas las mujeres reales, las cualidades positivas atribuidas al icono femenino que representa en nuestra cultura la Virgen María, sin dejar de reivindicar el derecho a vivir la sexualidad sin tapujos ni castraciones; reivindicando el autoconocimiento y auto placer para una vida más plena. Esta obra es un fotomontaje de mi autorretrato con el cuadro Inmaculada Concepción «de Aranjuez» de Murillo.

Como artista uso mi cuerpo como símbolo de lucha, como contrapartida al control del patriarcado del cuerpo de la mujer. Yo intento crear resistencia a través del arte sobre cómo quiero vivir mi cuerpo y por extensión el cuerpo de muchas otras mujeres. Nuestro imaginario condiciona nuestras vidas, nuestras emociones, pensamientos. Es necesario tambalear y cuestionar ese imaginario colectivo impuesto y heredado.

Y aunque ciertas corrientes ideológicas pretenden poner límites al pensamiento y a la expresión artística, no conseguirán callar la voz de los artistas.

El deber del artista es el de provocar la reflexión y la crítica y para ello necesitamos que nuestra libertad de expresión sea respetada.

Charo Corrales, artista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


5 × = treinta cinco