nº20 | mi cuerpo es mío

Lo nuestro no tiene nombre

Somos un colectivo-grupo de afinidad-reunión de amigas que llevamos varios años ocupándonos y pre-ocupándonos en re-pensarnos para intentar entender cómo nos construye el sistema capitalista y patriarcal como mujeres ante el mundo; claro, para intentar deconstruir o redidirigir, o desesperar en función del momento que nos toque.

Resulta muy significativo que no tengamos nombre, quizás no lo necesitamos, o no lo identificamos, o qué sé yo… vete tú a saber.

Vamos por temporás, unas veces anuales, mayores o menores, y en cada temporá elegimos un tema que nos inquieta para trabajarlo. Hasta ahora hemos trabajado «la violencia en nuestros cuerpos», «el amor romántico» y comenzaremos en breve con «el poder», ahí es na…

No buscamos identificar discursos afines de las sabias y expertas en las diferentes materias. Aunque debe quedar claro que nos resulta imprescindible que existan. Lo que pretendemos es analizarnos y construirnos en colectivo y desde nosotras mismas. Vivimos procesos basados en metodologías de construcción colectiva, creativas y experienciales que nos alejan de nuestros esquemas mentales pre-establecidos para mirarnos desde diferentes ópticas. Es un espacio seguro y de confianza, porque no nos interesa partir de certezas absolutas sino cuestionarnos partiendo de la duda, legitimando la duda como punto de partida. Asumiendo que por muy alternativas que nos sintamos o creamos, no dejamos de intentar «ser no siendo» con la esquizofrenia que supone…

Eso sí, nos reímos, y mucho.

MICRORELATOS

Alicia tiene dos posesiones: ella misma y una frase. Alicia escribió temblando «SOY MÍA» en el trozo de papel que metió en el sobre para enviarlo a la dirección de la casa a la que acababa de decidir que se mudaría a la mañana siguiente, pero no lo llevó al buzón, prefirió dejarlo en la mesilla de él, realmente ella no necesitaba volver a leer esa frase, ya la había hecho suya.

——–

El autotribunal ha dictado sentencia y me declaro culpable. De querer ser perfecta y de no conseguirlo.

——–

—Yo para mi cumple me voy a pedir una auto… esto…

—Caravana.

—No, ¿cómo era?…

—Móvil.

—Algo de una…

—Estima.

—Eso, eso era.


Nos apoya

Nuestro nombre pretende ser un humilde homenaje a Syd Barrett, fundador y líder de Pink Floyd, que posteriormente tuvo que dejar la banda por los problemas mentales derivados del consumo de LSD. Un genio que pasó como un rayo por el mundo de la música. Al igual que él, muchos libros pasan por el mundo siendo rayos fugaces, cuando su interés no debería haber desaparecido nunca.

Desde Editorial Barrett no nos olvidamos de esos libros y queremos que todo el mundo los conozca, que se hable de ellos, que formen parte de nuestras vidas y de nuestras futuras mudanzas.El logo de Barrett hace referencia a Bike una de las canciones más surrealistas de Syd y que define nuestra línea de trabajo. «Tú eres la clase de persona que encaja en mi mundo. Te daré cualquier cosa. Lo que sea, si tú quieres cosas».

Queremos sorprenderte, si lo que tú quieres es que te sorprendan.

Esperamos que como lectores os apasione caminar junto a esta panda de locos.