Sanción de 1.200.000 euros a cobre Las Cruces

El 3 de diciembre la Sección 5ª de la Sala de lo contencioso administrativo del Tribunal Supremo ha dictado sentencia firme donde desestima el recurso interpuesto por Cobre Las Cruces (CLC) contra el acuerdo del Consejo de Ministros del Gobierno de España, de 15 de julio de 2016, que resolviendo el expediente sancionador, le imponía la sanción de multa de 923.091 € y la indemnización de 276.927,45 € por daños al Dominio Público Hidráulico de la masa de aguas subterráneas Gerena-Posadas, declarada estratégica para el consumo humano del área metropolitana de Sevilla y Aljarafe para épocas de sequía.

El expediente se inició por denuncia de Ecologistas en Acción del 27 de noviembre de 2014 por detracción ilegal de aguas subterráneas detectada durante todo el año 2014, por incumpliendo de las condiciones impuestas en la concesión de aguas autorizada en 2004 y en la Resolución de 24 de octubre de 2013 que modificó las condiciones del Sistema de Drenaje Reinyección (SDR) de aguas subterráneas, ambas autorizaciones otorgadas por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG).

safe_image

Concretamente, según la valoración realizada posteriormente por la CHG se extrajeron ilegalmente 760.000 m3, durante el periodo sancionado del 27 de febrero de 2014 al 11 de febrero de 2015, fundamentalmente provocado por el mal funcionamiento del SDR que no cumple con su obligación de reinyección del agua subterránea extraída y por la gran cantidad de aguas contaminadas que se producen en el fondo de la corta minera que tampoco pueden ser reinyectadas.

El Tribunal Supremo confirma en todos sus términos la sanción y la indemnización, no atiende ninguno de los argumentos de CLC, y condena a CLC a pagar las costas procesales.

Esta sentencia no hace más que confirmar el fraude de ley que lleva perpetrando CLC desde el inicio de su actividad minera en 2005, con la connivencia de las administraciones. La condición imprescindible para autorizar la extracción minera a cielo abierto era que funcionara el novedoso sistema SDR –que nunca había sido implantado antes en ninguna mina del mundo-,  es decir, que la empresa fuera capaz de reinyectar en el acuífero toda el agua que necesitaba extraer durante la explotación minera, sin contaminar el acuífero y sin que se produjera pérdidas de agua.

Pero lo cierto es que el SDR nunca ha funcionado porque siempre ha sido un fraude. Ya en 2008 la CHG tuvo que paralizar la mina al detectarse contaminación con arsénico del acuífero y detracción ilegal de aguas. Por estos hechos fueron condenados en septiembre de 2016 por sentencia firme de la Audiencia Provincial de Sevilla los tres máximos directivos de CLC, Consejero Delegado, Director de Mina y Directora de Medio Ambiente, por delitos contra el medio ambiente y de daños continuados al Dominio Público Hidráulico, tras denuncia de Ecologistas en Acción y de la Fiscalía de Medio Ambiente.

Desde mayo de 2014 se siguen las Diligencias Previas 2935/14 en el Juzgado de Instrucción nº3 de Sevilla, igualmente por denuncia de Ecologistas en Acción y de la Fiscalía de Medio Ambiente, donde nuevamente se investigan detracciones ilegales de aguas subterráneas,  entre los años 2010 a 2013.

La autorización inicial del SDR es del año 2003, otorgada por la CHG. Tras los episodios de contaminación con arsénico de 2008 y la entrada en vigor del nuevo Estatuto de Autonomía de Andalucía que traspasaba las competencias de la CHG a la Junta de Andalucía, ésta modificada la autorización del SDR en 2009, autorizando el denominado Plan Global de Aguas, favoreciendo los intereses de CLC y permitiendo la compensación de caudales de aguas subterráneas. Tras Sentencia del Tribunal Constitucional, se anula la autorización de 2009 y las competencias revierten a la CHG, que rehace en octubre de 2013 una nueva autorización del SDR permitiendo la recarga del acuífero mediante aguas regeneradas procedentes de la depuradora sevillana de San Jerónimo.

La realidad es que CLC nunca ha cumplido con las condiciones de ninguna de esas autorizaciones, desde 2003 hasta la actualidad, ni con las condiciones impuestas desde la Declaración de Impacto Ambiental de 2002, y la realidad es que desde entonces CLC ha detraído ilegalmente unos 15 millones de m3 de aguas subterráneas, sin que las sentencias firmes ni las administraciones que tienen la obligación de protección del acuífero hayan conseguido hasta la fecha frenar esos daños.

Ecologistas en Acción exige a la CHG que, tal como exige la Ley de Aguas, invierta el dinero de las sanciones en mejoras y control del dominio público deteriorado.

Ecologistas en Acción-Sevilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


3 − dos =