¿UN JAZZ ANDALÚ?

1. ¡Es mío! Es con esa exclamación que suelen empezar los problemas. Fue un cantaor de esos de solera que me dijo: «¿Enrique Morente? ¡Eso no es flamenco!»; y me dejó tieso. Pero claro, ¿dónde están los límites de algo…