Cómo parar un tsunami con las manos

Un paseo por las resistencias a la turistizacion

 

A veces parece que todo nos sobrepasa, que el monstruo que intentamos frenar es demasiado grande para nuestras resistencias de hormiguita. Se acumulan las noticias de edificios convertidos en apartamentos turísticos, otra tienda de barrio mutada en Carrefour Express, un puesto más del mercao que pasa de despachar pescao a producir en serie tapas de tataki, otra conocida más que se muda obligada por una subida loca del alquiler, mil políticos declarando al unísono que el turismo es nuestro principal motor económico… Se diría que intentamos frenar un tsunami con nuestras manos y un cubo de juguete.

Es el momento en el que necesitamos pararnos y buscarnos. Porque el trabajo de hormiguitas es lento y a veces no se ve desde arriba, pero si algo tiene de bueno es que hormigas hay muchas, así que frente al turismo desbocado, a la turistificación salvaje, a la especulación rampante, al overtourism cafre; frente a un capitalismo que todo lo que roza lo convierte en mercancía, queremos dibujar el mapa de las aldeítas galas. Hacer un repaso de las experiencias, de las redes, de los proyectos que están trabajando por ciudades vivibles, no solo resistiendo, sino construyendo otras maneras de habitar la ciudad.

Os invitamos a un tour por el derecho a la ciudad, una excursión por la defensa de los barrios y sus habitantes, un paseo de la mano para recuperar los espacios comunes. Si el turismo intensivo te tiene el barrio loco, no hay excusa para no organizarse. A lo largo y ancho de este desierto neoliberal que arrasa nuestras ciudades y las mercantiliza, siempre encontrarás movimientos de resistencia con los que montar una buena acción vecinal. Aquí tienes esta cartografía para vernos, conocernos, reconocernos, reencontrarnos y coger aire, mirándonos en espejos que nos sirvan para crecer.

RECETARIO DE IDEAS Y PROYECTOS

Muchas de las experiencias por las que vamos a asomarnos están englobadas dentro de la Red SET, ciudades del sur de Europa ante la turistificación. Está compuesta por diferentes ciudades y regiones del Sur de Europa que están viviendo movimientos de denuncia, movilización y resistencia ante los procesos de turistificación que en ellas se están produciendo. Entidades y colectivos de estas ciudades (Venecia, Valencia, Sevilla, Pamplona, Palma, Lisboa, Málaga, Malta, Madrid, Girona, Canarias, Donostia, Camp de Tarragona, Barcelona) han decidido encontrarse periódicamente desde hace al menos un año y medio, con el fin de compartir e intercambiar experiencias y conocimientos. Vamos a ir haciendo paradas en algunas de las experiencias que componen la red, no pretendemos ni podemos ser exhaustivas, pero aceptamos pistas para completar el dibujo.

0. Assemblea de Barris per un Turisme Sostenible (ABTS)

Se trata de una asamblea compuesta por numerosos colectivos y asociaciones de la ciudad de Barcelona. A través de las dos ediciones del Foro Vecinal sobre Turismo que han organizado se han planteado análisis, críticas y propuestas sobre las consecuencias del turismo intensivo en la ciudad: sustitución de usos habitacionales y de espacios públicos por usos productivos, el modelo económico que implica y alienta este turismo y las condiciones laborales que impone, o la incidencia en la ciudad del turismo de cruceros. Y planteando algunas claves: la necesidad de colaborar en red con otros movimientos y ciudades, el establecimiento de alianzas con el mundo académico para la formación y el aprendizaje, y la importancia de las acciones para conseguir visibilidad.

1. Ajuntamientos Granada

Se definen como una apuesta municipalista desde los movimientos sociales. Buscan reactivar las asociaciones vecinales creando espacios de confluencia que sirvan de contrapeso ciudadano a las instituciones. Pretenden que su forma de actuación se vincule a la calle, en oposición al modus operandi de las asociaciones tradicionales. Combinan las «estrategias simpáticas», en las que se llevan a cabo acciones proactivas destinadas a intentar construir sociabilidad, con actividades como cine de barrio, con «estrategias antipáticas» que visibilizan el malestar por los efectos del turismo en la calle, plazas y viviendas. En sus últimas campañas se han centrado en la denuncia de la ocupación de turistas en zonas saturadas y calles masificadas, así como en la problemática de aparcamientos de autobuses y microbuses de turistas y en que se cumpla la ley de veladores y terrazas de bares.

2. Lagunillas (Málaga)

Se trata de una asociación cultural de vecinas y amigas del barrio de Lagunillas que busca reanimar el barrio mediante actividades socioculturales y trabajos colectivos para la conservación y disfrute del entorno. Han realizado una estrategia de trabajo vecinal a través de mapeos, en los que se ha estudiado el fenómeno de espacios vacíos en la ciudad y de viviendas con fines turísticos en la zona. Han establecido relaciones con otros colectivos como Incide (una organización que promueve la inclusión, la ciudadanía, la diversidad y la educación) para utilizar las plazas con fines deportivos, han puesto en marcha un taller de bicis y también han celebrado verbenas populares. Por otra parte, han realizado acciones directas de denuncia, como recuperar un solar como huerto social, un festival de cine de denuncia o una contra-ruta turística. Participaron también en la convocatoria internacional por el Día Mundial del Turismo en el que se realizaron acciones en múltiples ciudades.

3. Vallcarca (Barna)

Se trata de una asamblea de vecinas, colectivos, asociaciones y plataformas que se han articulado en torno a la gestión de espacios frente a la especulación y la destrucción del barrio. Realizan una actividad intensa con varias okupaciones de centros sociales, pisos y solares que se han rehabilitado. Trabajan con el fin de generar un «polo social» y otras estrategias de acción directa frente a la llegada masiva de turistas. Se han realizado también campañas visibilizando a las constructoras que especulan en el barrio a expensas de las vecinas, denunciando desahucios o exigiendo un instituto para la zona.

4. Ciutat per a qui l'habita (Palma)

Se trata de una asamblea abierta de vecinos y vecinas que buscan construir una red de apoyo mutuo para visibilizar y soportar los efectos del turismo en su ciudad. Han trabajado bastantes estrategias para integrar a quienes quieren incorporarse al colectivo y la asamblea tiene varias fórmulas para acoger a las activistas que estén interesadas en las acciones que se desarrollan. Se han desarrollado una asamblea de bienvenida y una comisión de cuidados. Dado el fuerte impacto que el turismo tiene sobre las islas, han centrado mucha de su actividad en el impacto de los alquileres temporales y vacacionales para la población residente y los crecientes desahucios.

Ilustra Inma Serrano

5. Parte Zaharrean Bizi (Donosti)

Son una asociación de vecinos y vecinas que han visto progresivamente como a sus preocupaciones habituales, por las necesidades sociales y los servicios para el barrio, se le sumaba el impacto del turismo intensivo en el casco antiguo: ruido constante, suciedad, desaparición del comercio local a cambio de franquicias, desaparición de la población tradicional… ¿nos suena? Las acciones llevadas a cabo han sido principalmente buzoneos y socializar datos que ayuden a tomar conciencia sobre el estado en que se encuentra el barrio. El problema ha sido en parte asumido por la administración, que está realizando algunas propuestas para repartir la afluencia de turismo y controlar los pisos turísticos, aunque siguen siendo aplicadas con tibieza. También se está realizando una campaña ante las nuevas licencias hoteleras llamada Stop Hoteles.

6. Lavapiés, ¿dónde vas? (Madrid)

Gentes diversas y proyectos colectivos de Lavapiés empezaron a juntarse en 2016 para construir un espacio común que trabaja desde una óptica crítica con la concepción del barrio como un espacio con el que hacer negocio. Se ha realizado un diagnóstico (relámpago) sobre los efectos de la turistificación y durante el último año han venido realizando una acción al mes, algunas con bastante impacto. Entre las más destacadas se encuentra «¿Conoces a Raquel?», una manera de llamar a la participación para realizar un mapeo colectivo que identificara a las empresas que concentran gran número de pisos destinados a alquiler turístico, diferenciándolos de los perfiles de vecinas y vecinos que alquilan su casa de forma esporádica. Para participar en el mapeo se realizó una acción en la calle, aunque también se lanzó un formulario en internet, explicando la iniciativa. El nombre de Raquel fue escogido ya que es el que utiliza la empresa Friendly Rentals Madrid, tras el que se esconde como una usuaria particular. También han desarrollado unas jornadas sobre vivienda, turistificación y espacio público, en las que se buscó generar una batería de propuestas tangibles de cara a crear «políticas de contención» para frenar las potenciales transformaciones visibles o invisibles del barrio.

7. Sindicatos de inquilinas (Barcelona, Madrid, Málaga)

Tradicionalmente vinculado a los ámbitos laborales, los sindicatos de inquilinas tienen, sin embargo, larga tradición en Europa y aún resuena en la memoria la huelga de alquileres del 31 llevada a cabo en el Estado español. Aunque han nacido de forma independiente, estos colectivos realizan una labor similar y comparten recursos e información entre ellos. Si bien el principal objetivo es hacer que cambie la ley de alquiler, mientras esto ocurre se han desarrollado varias estrategias de acción directa. En Barcelona se presentó el 4 de noviembre un grupo de autoapoyo llamado Ens quedem, que terminó derivando en una campaña de resistencia contra la subida abusiva de los precios del alquiler en Barcelona y su área metropolitana en febrero de 2018. El Sindicato de Inquilinas e Inquilinos de Málaga realiza un trabajo de asistencia y acompañamiento jurídico a las personas afectadas, buscando que pasen del problema individual a las soluciones colectivas y reivindicar conjuntamente sus derechos e incidir en el ámbito ejecutivo y legislativo. En Madrid se han organizado igualmente para luchar con la misma herramienta buscando organizar a inquilinos e inquilinas frente al problema de la vivienda y construir y unir a un colectivo que actualmente se encuentra desprotegido. En los últimos meses han conseguido que la problemática gane gran visibilidad con el caso de Argumosa 11.

8. Calle Viva – Laboratorio de Resistencia Ecourbano (Cádiz)

Apenas tienen unos meses de vida pero el tremendo impacto de plataformas como Airbnb en los alquileres, dada la escasez de suelo de la ciudad y la creciente afluencia de cruceros, les han movido a activarse para hacer frente a los problemas que tantas ciudades comparten. En el centro de la ciudad es prácticamente imposible encontrar alquileres de larga duración, pero sus vías de acción no se limitan a la vivienda, sino a todo lo que tenga que ver con los derechos ambientales, el transporte o el derecho a la ciudad.

 

Queremos terminar el paseo con una mirada a la distancia y otra a lo más cercano, para ayudarnos a enfocar. En ciudades como Venecia o Lisboa existen movimientos muy activos. La primera de estas ciudades ha visto cómo la población autóctona estaba en peligro real de extinción y a las movilizaciones se han sucedido las okupaciones de edificios habitados solo durante escasos días al año por vecinos que ven como son expulsados por causa de la transformación de las viviendas en alquileres vacacionales. En Lisboa se repite la historia de vecinas expulsadas y servicios pensados para unos visitantes constantemente efímeros y colectivos como Moram em Lisboa se han organizado para exigir una ciudad en la que poder vivir.

Por último, y sacando el microscopio, aquí a nuestra verita tenemos a Cactus, el Colectivo Asambleario contra la Turistificación en Sevilla, que nació de un encuentro con muchos de los colectivos a los que hemos echado el ojo y anda ahora embarcado en la organización de una contracumbre como respuesta al fiestón de la Cumbre Mundial del Turismo, patrocinado por el Ayuntamiento, en parte con dinero de proyectos sociales. De la mano en este evento se encuentra Jartura, un colectivo que busca remover conciencias con las consecuencias de la gentrificación.

Maka Makarrita y María Barrero. Equipo de El Topo

 

Directorio

assembleabarris.wordpress.com

albayzin.info/tema/ajuntamientos-granada

assembleadevallcarca.wordpress.com

ciutatperaquilhabitablist.blog

partezaharreanbizi.blogspot.com

lavapiesdondevas.wordpress.com

sindicatdellogateres.org 

inquilinatomalaga.org
inquilinato.org

facebook.com/ColectivoCalleViva

moraremlisboa.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− cinco = 4